Tierra 616

domingo, marzo 12, 2006

Un interludio cargado de posibilidades

.
.
Hoy no me han hecho falta ni metáforas, ni símiles ni pollas en vinagre. Hoy los almendros florecían a mi paso. Sí, vale, como todos los años. Pero este año de seises, que, como predije, es naranja (sólo había que cerrar los ojos esta mañana de domingo mirando al cielo), esta primera patita que asoma la primavera parece juguetear con lo que ya está aquí y con lo que vendrá.

La primavera de 2003 fue roja y yo iba en tren a las clases de interpretación de Aranjuez pensando en Logan.
.
La primavera de 2004 fue verde y yo iba en el Metrosur a perder el tiempo al centro de Madrid pensando en Daniel.
.
La primavera de 2005 fue azul y yo iba andando por Ecclesal Road, empapado hasta el tuétano, pensando en todo menos en Fabien, aunque acababa pensando en él.
.
Esta primavera no tengo en quién pensar, pero eso no me ha quitado la estúpida sonrisa de la boca durante todo el viaje de vuelta a BCN porque, por primera vez en mucho tiempo, tengo la impresión de que las cosas están donde tienen que estar.
.
Por cierto, ya tengo WIFI en casa. Soy contento, como diría Fran.

Escuchando la partitura original de Donnie Darko.