Tierra 616

domingo, abril 23, 2006

Los domingos matan más hombres que las bombas

.
San Jordi, Parque de la Ciudadela.

Escuchando I Don’t Know What It Is.

Supongo que ahora comienza otra etapa. Mis motivaciones han sufrido un ligero cambio. ¿Que qué significa eso? Que ya no estoy donde creía que estaba ni voy adonde quería ir.

Por ejemplo, ahora soy más consciente de donde estoy (en un parque, escribiendo). No es que sea muy distinto a los lugares en los que he estado antes, pero ahora que voy aprendiendo a conocerme, también estoy aprendiendo a asentarme allá donde pongo el culo.

Escuchando In My Arms Tonight.

¿Es esto cierto? ¿Puedo creer en esto que escribo? ¿Me refleja? ¿Me representa? Hasta ahora me mentía diciéndome que sí. ¿Por qué iba a ser distinto ahora? Tantas veces he sido consciente de mis autoengaños que ya no me quedan motivos para creer que esta vez será distinto, no me quedan motivos para confiar en mí mismo.

Escuchando Movies Of Myself.

¿Qué hace falta para aceptarse a uno mismo? Ninguna experiencia me ha revelado aspectos de mí mismo que desconociera (soy muy exigente con todo lo que me ocurre, pocas veces llega algo a cumplir mis expectativas). En cualquier caso, ¿es eso necesario para conocerse a sí mismo? ¿Es necesario, ya que estamos, ese conocimiento? Y si lo es, ¿para qué? ¿Para vivir? ¿Para –y ahí voy- vivir de acuerdo con uno mismo? Para no traicionarse (mi temor)? Recuerdo inevitablemente la frase de I Heart Huckabees «How I am not myself, how I am not myself, how I am not myself…» Cuando se piensa así, es inevitable sentir nauseas, llevarse las manos a la boca y vomitar en frente de todos. Pues yo lo he sido. O no lo he sido, según se mire.

Escuchando Dis, Quand Reviendras tu.

De nuevo la pregunta, ¿cómo saber que esta vez será distinto? ¿Acaso me conozco más que, pongamos por caso, hace una semana?

Hace una semana, cuando bajé a Madrid, por fin les dije a mis padres que era maricón. Eran las únicas personas que no lo sabían, todavía. El motivo, bueno, pues explicarlo llevaría tiempo. 25 años aproximadamente.

Escuchando Pretty Things.

Y, mientras tanto, tengo una «tarea» pendiente: hacer una lista. Bueno, más bien dos. Una con las «cosas» de mi estado actual y otra con las «cosas» de mi estado deseado... Las llamo cosas porque no sé cómo llamarlas. Y la llamo tarea porque me la ha puesto mi psicólogo (esto último va sin comillas; sería también muy largo de explicar aquí, pero sí, voy al psicólogo, no es que sea algo de extrañar a estas alturas). Justo lo que necesitaba para aclararme las ideas.

Escuchando Go or Go Ahead.
.