Tierra 616

domingo, noviembre 26, 2006

EMMA FROST

No, no me refiero a los corpiños. Tampoco a la cabellera rubia ni a la mirada glacial. No es que me vayan los tacones de aguja ni la estética lederona. Lo que yo busco no es una dominatrix. No es eso. Yo lo que busco es alguien frío y calculador, alguien de carácter inaccesible, casi diamantino. Una persona totalmente independiente, incapaz de confiar en los demás. En resumen, un alma afín. No me importa que sea altiva y exigente. No me desagradan ni la crudeza de su determinación ni su absoluta falta de pudor. No le reprocharé que sea capaz de los actos más reprobables sin cuestionárselo. Sé que entre esas cualidades yo encontraré mi sitio. Y lo sé porque de un tiempo a esta parte cada vez me siento más cómodo con ellas.
.
.