Tierra 616

sábado, noviembre 04, 2006

LE GARÇON DE MES RÊVES*

Los juncos salvajes, Les roseaux sauvages

1994. Director: André Téchiné. Intérpretes: Élodie Bouchez (Maité), Stéphane Rideau (Serge), Gaël Morel (François)
.
Lo que en principio no iba a ser más que un telefilme de encargo para la tele francesa, se convirtió en la sorpresa de los Premios César de ese año (película, director, guión y actores revelación), y en un humilde clásico reciente.
.
Como acostumbra Téchiné, más que contar una historia al uso (introducción – nudo –desenlace), da unas pinceladas –muy finas, eso sí– de un momento en la vida de unos personajes: la provenza francesa, 1962, la guerra de independencia de Argelia de fondo, y el despertar sexual e ideológico de tres adolescentes. Y como en cualquier película de adolescentes (buena, me refiero), se respira una suerte de entusiasmo y desengaño que, unida a los sutiles arrebatos naturalistas del director y la increíble franqueza de los actores, logra transmitir una melancolía sin artificios, espontánea y ruborizada, como la que se siente a los quince años. Ya no me acuerdo cuándo fue la primera vez que la vi, pero sí que me encantó la última escena, una toma de 360 grados de la ribera del río con todos los actores silbando mientras se van alejando.
.
.
Sin respiro, À toute vitesse
.
1996. Director: Gaël Morel. Intérpretes: Elodie Bouchez (Julie), Stéphane Rideau (Jimmy), Pascal Cervo (Quentin), Meziane Bardadi (Samir)
.
A raíz del éxito de Los juncos salvajes, Gäel Morel emprendió una carrera como director que comenzó con esta peli y que ha continuado, con poca repercusión por estas tierras. En ésta contó con el asesoramiento de Téchiné y con los mismos actores de los Juncos para contar una historia de coming of age y pérdida de la inocencia.

Conseguí verla en una de esas otrora frecuentes sesiones fraternales de cine francés en los Alphaville plagadas de múltiples referencias cinéfilas y literarias. Al final, mi hermano se dejó de películas y se fue directamente a vivir a París, como buen aspirante a bohemio que era.
.
.

Primer verano, Presque Rien

2000. Director: Sébastien Lifshitz. Intérpretes: Jérémie Elkaöm (Mathieu), Stéphane Rideau (Cédric)

Es la historia universal del primera amor tantas veces retratado en su versión chico conoce chica, pero sin tetas de por medio. La peli, que comienza y termina con la música de Perry Blake, bascula entre dos tiempos: el verano (la historia del enamoramiento, magníficamente retrado) y el invierno (la dolorosa y amarga ruptura). Toda la ternura y complicidad de los protagonistas durante el verano se contrapone al hermetismo y desolación de Mathieu en invierno. La apuesta de Lifshitz por las elipsis deja al espectador una sensación de vacío que le obliga a proyectarse en la película.

Tanto es así, que cuando la vi en el cine con el chico con el que estaba entonces, me di cuenta de que nunca podríamos ser como Mathieu y Cédric, y decidí romper la relación. Aún estoy pensando si aquel gesto fue estúpido o romántico. O ambas cosas a la vez.


Lejos, Loin
.
2001. Director: André Téchiné. Intérpretes: Stéphane Rideau (Serge), Lubna Azabal (Sarah), Mohamed Hamaidi (Saïd), Gaël Morel (François)
.
Ocho años después de Los juncos salvajes, Serge y François se vuelven a encontrar por casualidad en la ciudad de Tánger. Serge se ha hecho camionero y transporta mercancía e inmigrantes a Europa, mientras que François se ha convertido en un director mediocre que se mueve por los círculos pseudointelectuales franceses (como Gaël Morel en la realidad).
.
La peli, deudora de la legendaria El Río de Renoir (a la que hace un pequeño homenaje), incide, en los tres días en que transcurre la historia, en la incapacidad de sus tres protagonistas de llegar a realizar sus deseos en una ciudad en la que las oportunidades son más caras de lo que aparentan.
.
Ésta la tuve que ver en deuvedé, porque, tras dejar mi hermano los madriles, ya no tenía compañía para ir a ver pelis francesas al cine y me las perdía todas. Será cuestión de echarse un novio cinéfilo con el que amenizar los domingos. Y si sabe francés, mejor.
.
.
* Entrada de 2004 recuperada a raíz de mis clases de cine y sus inesperados extras.

Etiquetas: