Tierra 616

viernes, marzo 30, 2007

UNA TEMPORADA EN EL INVIERNO

Eso es lo que me hace tan torpe. La ausencia de ganas. Ganas de amar. Ganas de amor.
Siempre que me viene la astenia propia de esta época, me da por acordarme de ese episodio de Futurama en el que Fry se lo monta con el robot de Lucy Liu. Cuesta pensar que somos así de básicos. Uno tiende a resistirse a ello, aunque no sea más que por darle a nuestra vida una motivación superior, que el mundo gira por algo más grande que lo que tenemos entre las piernas, por mucho de Donnie diga lo contrario. Pero lo cierto es que, a falta de pruebas tangibles, las respuestas habituales a ese algo «más grande» suelen quedarse en meras hipótesis basadas única y exclusivamente en la necesidad de fe. Y como ya tengo más que comprobado que lo de la fe no es lo mío, cuando me ataca esta astenia asesina, yo también acabo montándomelo con mi robot de Lucy Liu en el Salvation. Y, claro, así a uno se le acaban quitando las ganas de todo. De todo, menos de que empiece de una vez la verdadera primavera.