Tierra 616

lunes, diciembre 22, 2008

SENECTUD, BENDITO TESORO

Cuando me hicieron la PNL, me dijeron que hiciera una lista con las cosas que estaba haciendo y las cosas que me gustaría estar haciendo. No recuerdo qué puse exactamente, pero a día de hoy, aquellas dos listas son una y la misma cosa. Ahí es nada lo asertivos que estamos a cuatro días de darle carpetazo al 2008. Un año de una intensidad inadvertida, un año que no olvidaré fácilmente, un año que no quiero olvidar fácilmente. Y es que, si en algún momento me imaginé mi vida a los 28 años, estoy seguro de que se parecía mucho a lo que vivo ahora. Y, sin embargo, todo se lo debo a los doce últimos meses: meses de barbas, bigotes, entrevistas, video juegos, bomberos, pescaítos, dados, fritanga, atascos, terracismos, desiertos, paraísos, mojitos, extrarradios, bicicletas, blogs, conciertos y más conciertos. A todas esas experiencias y sobre todo a la gente con la que las he vivido, les debo un abrazo muy fuerte. Y en breve espero dárselo.