Tierra 616

viernes, enero 02, 2009

A LONG AND SAD TAIL

Hace unos días bajé a Madrid. Para amenizar el viaje, llevé conmigo una de mis últimas adquisiciones, el tomo recopilatorio de una de las obras más perturbadoras de Daniel Clowes: Como un guante de seda forjado en hierro. Recordaba los pocos capítulos incluidos en los números de Bola ocho que llegué a comprarme en su momento, pero nunca había leído la historia completa. Durante la espera en el aeropuerto, entre cambios de puertas de embarque y avistamientos de actores porno, apenas tuve tiempo de echarle un ojo al cómic, pero una vez despegamos, me lancé a devorarlo. Como muchas de las demás obras de Clowes, es una historia impensable en cualquier otro formato que no sea el cómic. El Universo Clowes marca un ritmo fantasmagórico que raya en el surrealismo de carretera más extremo: divinidades travestidas de marcas registradas, criaturas mágicas convertidas en parias, terrorismos humanistas y amores suicidas. Al estilo de la Alicia de Carroll, el Clay de Clowes se deja vencer por la curiosidad para embarcarse en una travesía errática por un submundo que invierte todos los valores convencionales sin ningún pudor. Un decorado fantástico para mostrarle al lector la de otra manera inenarrable sordidez de la que somos capaces. Todo un viaje por el lado más oscuro del ser humano, ése que la sociedad ha decidido omitir en aras de una felicidad plastificada. Al aterrizar, me di de bruces con esa misma sociedad, en pleno apogeo de unas tradiciones que, aunque hace mucho que trascendieron los motivos religiosos, siguen reforzando unas formas de vida cuya única función es la de mantener la maquinaria en marcha para que el sistema no se derrumbe y las jerarquías permanezcan en el poder. Por eso nunca está de más que alguien nos recuerde que dentro de este mundo hay muchos otros mundos, sólo hay que seguir al conejo adecuado.