Tierra 616

miércoles, enero 07, 2009

RESIDUOS SÓLIDOS HUMANOS

El otro día estaba con mi nuevo compañero de piso viendo Gomorra. En medio de la película, me preguntó: «¿Cuántos muertos van ya?». Yo le respondí que no los había contado y seguimos viendo la peli, como si tal cosa. Por curiosidad, la camorra es responsable de 4.000 asesinatos en Nápoles desde los años 70. Por curiosidad, el ejército israelí es responsable de 600 asesinatos en 11 días de ataque a Gaza. Por curiosidad, a nadie realmente le interesan estas cifras. No eres tú a quien matan ni nadie que tú conozcas. Es un libro, una película, un periódico o un tsunami en la otra punta del planeta. Lo mismo da. Creer en su existencia es un mero acto de fe y como tal, está sujeto a todo tipo de interpretaciones. Lo más que uno puede hacer es escribir sobre ello y, si tiene suerte, ver publicadas sus palabras. Y, si uno tiene aún más suerte, puede resultar que sus palabras lleguen a mucha gente, tanta como para que hagan una película basada en ellas. Y ya, el colmo de la buena suerte sería que los críticos se pusieran de acuerdo para alabar esa película y catapultarla a los festivales más prestigiosos del mundo. Pero eso no rebajaría las cifras de víctimas. Tampoco arredraría a los sicarios. Ni, por supuesto, detendría a los ejércitos. Lo más que uno puede hacer, pues, es escribir sobre ello. Porque ni tú ni nadie que tú conozcas va a morir en Nápoles ni en Gaza, pero tampoco nadie que tú conozcas va a salvar a nadie en Nápoles ni en Gaza. Así que, lo más que puedes hacer es leer el libro, ver la película o abrir el periódico. O mejor aún, quedarte en casa follando todo el día para olvidar el horror.